Panegírico pronunciado por el Mag. Pedro Romero Confesor, en fallecimiento del señor Diógenes Andrés Peña (Pipe)

Diógenes Andrés Peña, cariñosamente Pipe, salió al encuentro del señor desde que una noche inesperada su amante esposa Mary emprendió con él rápidamente a una clínica privada de esta ciudad, de la que pocos días después fue llevado a un centro médico especializado de la capital de la República. Al día siguiente acudí a verlo y no observe de muerte; pero al volver, no me lucio lo mismo. Al regresar a esta ciudad comentando su caso con Kilo Castillo, uno de los igual que yo era uno de sus mejores amigos, coincidimos en que ese era el inicio de su partida sin retorno, así lamentablemente ha ocurrido.

La satisfacción que tenemos, tanto su familia como sus amigos, es la de que su digna esposa Mary y Aldo su hijo recurrieran de inmediato a los recursos médicos más apropiados para salvarle la vida; pero Dios baja a su jardín y suele llevarse su flor más exquisita, unos dos años después se lo ha llevado a su lado.

A temprana edad Pipe y Frank Núñez su compañero estudio y más que amigos hermanos, se consagró junto a éste a los estudios comerciales y más específicamente a los de contabilidad que le llevaron a su único empleo, hasta que por su conducta escaló a la condición de encargado de la estación de gasolina Texaco, y que con el tiempo pasó a ser propietario y que convirtió en la estación de expendio de gasolina y de sus derivado de mejor reputación en el mercado local.

Por su conducta y hombre de bien Críspulo Genao Piña, lo visitamos para invitarle a integrarse al grupo de los que proyecta vamos canción de la asociación Bonao de Ahorros y Préstamos. Lo que aceptó gustoso y fue miembro fundador y luego miembro ad-Vitan de su junta de directores.

En su desempeño como tal, siempre se manejo con tacto exquisito, con espíritu noble y desinteresado, modesto y sencillo, siempre de poco hablar, recursos que utilizaba con toda naturalidad como norma de su vida; en la junta casi siempre se valía de mí para trasmitir sus inquietudes provistas de un corazón abierto a los más sanos y puros sentimientos humanos. En tantos años juntos, nunca lo vi incómodo o usando una expresión descompuesta contra nadie, aún a costa de sus propios intereses; en extremo tolerante y apacible hasta en los días de efervescencia política que vivimos al término de la Era de Trujillo en la que posteriormente sugieran diversos partidos políticos y nadie supo, quizás su mujer por cuál simpatizaba; daba la impresión de que a todos favorecía ya ninguno pertenecía; o parecía ser de todos o de ninguno. Sólo sabía y callar. Sí señor, siempre fue su expresión socorrida.

Con su partida, deja un vacío entre nosotros imposibles de llenar; pero por encima de su presencia física y de los años juntos y el recuerdo de nuestras andanzas, amoríos e inquietudes juveniles. Se trata de momentos de triste recordación y al mismo tiempo de alegres remembranzas; triste porque es evidentemente doloroso ver partir para siempre un ser querido y alegre por la satisfacción que deja a su esposa, a sus hijos, a su familia y a sus amigos la impronta de su trayectoria, el buen nombre de haber sido serio, responsable e inofensivo hasta en su perjuicio al punto de que nunca fue capaz demandar o hacer una exigencia a sus deudores.

Jóvenes todavía 50 años atrás, el grupo de nosotros, compuesto por Luisón y Gungo Peña, los mellizos Rubén y Tobías Polanco, Kilo Castillo, Frank Núñez, Rafael Peña, y el más joven de todos, Arturito Pérez Gaviño; de los cuales han muerto: Luisón, Rubén, uno de los mellizos Polanco, Rafael Peña¬. No hace un mes, y quien creíamos que por su temperamento, Pipe, sería el ultimo de todos en morir. No ha resultado así, designios de la naturaleza. Recordémoslo, próximo a partir al campo santo, la última morada común de todos los seres humanos.
Roguemos a nuestro señor, lo acoja en su santo seno y que a nosotros, su esposa, sus hijos, y sus amigos de siempre nos reconforte el ánimo, en este instante supremo de la vida.
Que descanse en paz.

Mag. Pedro Romero Confesor
Presidente Fundador ABONAP

 

Share

Se el primero en comentar on "Panegírico pronunciado por el Mag. Pedro Romero Confesor, en fallecimiento del señor Diógenes Andrés Peña (Pipe)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*